Visual Sports

Final Copa Libertadores: Los mexicanos que vistieron las playera de Boca y River

La súper final de la Copa Libertadores entre Boca Junors y River Plate levanta mucha pasión en todo el mundo, no solamente en Buenos Aires e involucra diversas nacionalidades y en México no es la excepción.

Muy pocos futbolistas mexicanos han jugado en Argentina, pero Luis Hernández “Matador” y Alberto García Aspe forman parte de ese corto grupo y pueden presumir que alguna vez jugaron para los dos grandes de Argentina: Millonarios y Xeneizes.

EL MATADOR XENEIZE

Luis Hernández emigró hacia la liga argentina en 1997, a Boca, por recomendación de Diego Armando Maradona y las facilidades que le dio el Necaxa. Sin embargo, por las dificultades del cupo de extranjeros que tenía el club Xeneize, el mexicano sólo pudo jugar unos cuantos partidos de la extinta supercopa americana sin mayores éxitos. Durante su estancia en ese equipo fue apodado “El Pájaro” debido a su parecido con Claudio Caniggia.

“Espero que Boca quede campeón en el Monumental”, son los deseos del Matador.

ALBERTO GARCÍA ASPE

Fue el primer mexicano en jugar en el River Plate. Lo hizo en 1995 en su clímax como jugador de Necaxa y ser un jugador muy importante en la selección Mexicana de Miguel Mejía Barón, decidió aventurarse en Sudamérica para los Millonarios.

Su llegada al equipo no fue para nada cálida. El Pelado Díaz, el técnico, había asegurado que no había pedido el fichaje del volante mexicano, así que con la desconfianza del entrenador y la presión de la hinchada, solo disputó cinco partidos para equipo del Monumental.

River pagó cerca de medio millón de dólares por García Aspe, quien tenía un sueldo de $100 mill dólares al mes, pero pronto regresó a la Liga MX para continuar su carrera con Necaxa.

Su fichaje con River tuvo una dosis de controversia, ya que Gustavo Silikovich, gerente general de River, afirma que Televisa pagó para que Aspe jugara con los Millonarios.

“Lo que tengo entendido es que una televisora mexicana le pagaba a River Plate una buena cantidad de dinero para que jugara García Aspe; no fue buen jugador, pero si un buen negocio”.


fitnesstime