Visual Sports

Michael Jordan y su eterna presencia

Un primer contrato de 5 años de exclusividad, logrado gracias a dos autos, un millonario pago y la posibilidad de participar en el diseño de sus tenis, se convirtió en la fusión mercadológica más grande de la historia del deporte. Nike amarró a la joven promesa Micheal Jordan en 1984 sin imaginar que se volvería un emporio interminable.

Jordan, considerado el mejor basquetbolista de todos los tiempos, impuso marcas, ganó seis anillos de campeonato con los Toros de Chicago y llevó al deporte ráfaga a todos los rincones del mundo; logró contratos multimillonarios con diferentes marcas (incluida Nike) y se convirtió en una leyenda del deporte mundial.

Hoy, con 55 años cumplidos el pasado 17 de febrero, Jordan, ya en su etapa de directivo (es dueño de los Hornets de Charlotte) y no obstante la irrupción de nuevos talentos -unos ya incluso retirados, como Kobe Bryant- como LeBron James, Stephen Curry, Russell Westbrook y Kevin Durant, sigue estando presente en el mundo NBA, gracias a la memoria, sí, pero también a ese idilio de mercado que logró con su marca, la cual visten las grandes figuras no sólo del basquetbol sino del deporte en el planeta. Se estima que las ganancias son de 100 millones de dólares anuales.

Su imagen en tenis y ropa deportiva no sólo enloquece a los atletas, sino también al público, y lo que es más sorprendente a púbico que ni siquiera lo vio jugar. Las nuevas generaciones también buscan con obsesión tener unas zapatillas Jordan y esta presencia convierte al oriundo de Brooklyn, Nueva York, en uno de los atletas retirados con más ganancias. Según Emol, en 2016 Jordan ganó 110 millones de dólares, para superar al ex futbolista  David Beckham (65 mdd) y al ex golfista Arnold Palmer (40 mdd).

Generaciones pasan, pero lo que Michael Jordan hizo en la cancha y lo que esto generó como una bomba de mercadotecnia estarán siempre ahí, en la memoria colectiva y en esa inexplicable necesidad de poseer unos tenis con su logo.


fitnesstime