Visual Sports

León y Tigres dejan abierta la batalla de las fieras

La afición de León abandonó el estadio Nou Camp desangelada tras el empate de su equipo 1-1 ante Tigres, pues el resultado tuvo un sabor a derrota en un duelo que se definió con un par de trallazos rasos de Mauro Boselli y Eduardo Vargas, quien mandó a callar a los locales durante su festejo.

Los esmeraldas están obligados a ganar o a empatar a dos o mas goles en la cancha del estadio Universitario, mientras que Tigres estaría en la siguiente instancia con una victoria o un empate sin goles o 1-1.

El partido ofreció un primer tiempo que rayó en lo aburrido, pero explotó en la parte complementaria con el gol de Boselli a los 58 minutos luego de recibir un balón en el área que le quedó cómodo para fusilar a Nahuel Guzmán con un violento disparo que estalló en las redes.

A partir de ese omento Tigres se lanzó con todo al ataque en busca del empate, mientras que en la zona técnica el Tuca Ferretti hacía berrinches. André-Pierre Gignac dio el primer aviso con un tiro al travesaño y al 75’ el chileno Eduardo Vargas reventó el arco con una raya desde la media luna.


fitnesstime