Visual Sports

Cristaldo y el eterno agradecimiento a La Volpe, su rival en turno

Era el día esperado por el chico Jonathan Cristaldo, quien recién había cumplido 18 años. Era 22 de abril de 2007 y su entrenador, Ricardo Antonio La Volpe, lo iba a debutar en Vélez Sarsfield.

Ahí estaba él,  en el hotel de concentración del primer equipo, con los nervios a flor de piel y también ahí llegó su representante, quien le notificó la muerte de su abuelo paterno, un hombre que había fungido como su padre durante la infancia. ¿Qué hacer? ¿Quedarse para debutar y cumplir su sueño profesional o armar las maletas para despedir al abuelo?

“Lo recuerdo porque fue un día feliz, pero también triste porque esa mañana falleció mi abuelo paterno. Fue a la concentración mi representante y me dio la noticia, me preguntó lo que quería hacer y entonces llamé por teléfono a mi papá; fue lo primero que se me vino a la cabeza. Dejé que él me dijera lo que debía hacer y me explicó que mi abuelo hubiera preferido verme jugando. Entonces Ricardo La Volpe me apoyó, antes de ingresar a la cancha me pidió hacer lo mejor posible, que me acordara de mi abuelo porque me daría fuerzas desde arriba, y quedé muy agradecido por sus palabras”, narró el Churri.

“Mi abuelo era como mi segundo padre, pasaba más tiempo con él en casa que con mi papá porque se iba a trabajar. Debutar fue una decisión muy difícil en mi vida. Si mi abuelo estuviera vivo me hubiera dicho que por favor fuera a jugar” recuerda.

El próximo sábado Cristaldo se reencontrará con La Volpe, aquel viejo lobo de mar que hizo posible su presentación con Vélez y con quien quedó eternamente agradecido desde ese entonces.

Una década después, el Churri y el Bigotón, ambos argentinos nacidos en Buenos Aires, serán rivales. El delantero que llegó a México como refuerzo de Cruz Azul viste ahora la playera de Monterrey, mientras que el estratega maneja los hilos del América.

Cristaldo era jugador de Cruz Azul al momento de esta charla. Había jugado con el Metalist de Ucrania donde “terminé haciendo 40 goles y jugando Europa League. Tenía 21 años y maduré”. Después probó suerte en Italia con el Bolonia y asegura que la Serie A “me aportó mucha táctica y disciplina”.

En 2014 regresó a América para enrolarse con el Palmeiras de Brasil, donde se convirtió en figura. “Nunca había sentido un cariño así de una afición y más siendo argentino”.

Fuera de la cancha Cristaldo es un aficionado al tenis, incluso lo practica cada vez que puede, aunque asegura que lo hace con responsabilidad para no lesionarse y procura darle seguimiento a los Grand Slams.

“Para mí Roger Federer es el mejor tenista de la historia; hoy en día está en gran nivel Djokovic y Rafael Nadal que también es un ícono de los últimos tiempos. El tenis femenil también lo sigo. Me gusta ver más el juego varonil, pero es verdad que el femenil es un espectáculo, las hermanas Williams son terribles. Me decepcionó un poco lo que sucedió con Sharapova, pero son cosas que pasan en el deporte”.


fitnesstime