Visual Sports

El estadio al que divide una locomotora de vapor

En el municipio de Brezno, en un rincón de Eslovaquia, hay un lugar donde el futbol expande su magia. El pueblo recibe el nombre de Cierny Balog y desde 1985 cuenta con un equipo de futbol que en los últimos años le ha dado la vuelta al mundo, su nombre es TJ Tatran Cerny Balog.

El club no ha trascendido por su futbol, su historia o por sus figuras, sino por su estadio, que cuenta con una gran peculiaridad. Desde 2011, un tren pasea entre la cancha y la tribuna.

El club fue fundado en 1933 y para ese entonces ya existía el llamado Cierny Hron (Gran Negro), el tren que transportaba madera desde las montañas hasta el centro de la ciudad. Con el paso del tiempo, otros medios de trasporte resultaron más económicos para la traslado de la madera, por lo que el ferrocarril estaba destinado a desaparecer. Las vías sufrieron daños y no hubo planes ni necesidad  de remodelación. Se extinguió.

En 1985, el club TJ Tatran Cerny Balog se mudó de casa y construyó su modesto estadio, sin embargo, en 2011 un grupo de voluntarios revivieron a la locomotora junto con sus 20 kilómetros de vías y éstas transitaban por el estadio, de modo que el tren pasa desde entonces  justo entre la cancha y la tribuna, lo que se ha convertido en una atracción turística para aficionados al futbol

En ocasiones los aficionados quedan imposibilitados de ver el partido mientras pasa la máquina. Sin embargo, este no es un problema. Los seguidores ovacionan a la locomotora y piden al maquinista que haga pitar al Cierny Hron. Mientras tanto, los jugadores no detienen el partido, el balón sigue rondado…. y quizá el único preocupado es el abanderado.

El paseo de la locomotora le ha dado tanta identidad al club, que éste ha cambiado su logo para incluir al Cierny Hron. Actualmente, el club cuenta con un equipo estelar y una categoría Sub 18.

11220826_1187496527933653_3628121227670524986_n

 

 

 

 

 


fitnesstime