Visual Sports

A Cuauhtémoc Blanco nadie le enseñó a jugar: Ángel González

A la edad de 17 años, un joven introvertido captó la atención de Ángel González, entonces director de visorías del América. Se desarrollaba el partido entre las delegaciones Azcapotzalco y Gustavo A. Madero, éste último dirigido por el reclutador de talentos.

“Era un chico con mucho carácter, corría todo el partido. Técnicamente era un jugador muy completo, con potencia, talento, inteligencia y además muy pícaro”, describe el llamado Coca, quien preguntó el nombre de aquel joven futbolista amateur. “Se llama Cuauhtémoc Blanco”, le dijeron.

El equipo del Coca finalizó como campeón y clasificó al certamen nacional Benito Juárez, en el que se reúnen anualmente las selecciones de cada uno de los estados de la República. Para ese campeonato, Coca se reforzó con Cuauhtémoc, a quien tuvo que buscar en el barrio de Tlatilco

“No sabíamos exactamente donde vivía, pero ahí era famosísimo porque ganaba todos los torneos con el Impala, el equipo de su padrino, así que preguntamos y llegamos a la vecindad en la que vivía. Tocamos y se escuchó una voz, era su madre, quien nos pedía un momento para arreglar su casa. Entramos y platiqué con la señora y la convencí, pero Cuauhtémoc no se presentó sino hasta el jueves y el sábado jugó contra el América Coapa, ante la generación en la que estaba Germán Villa y Raúl Rodrigo Lara, y les ganamos 3-1 con tres goles de Cuauhtémoc”, narra González.

“¿Cómo que nos ganaron?”, preguntó Francisco Hernández, el entonces presidente del América, quien ordenó: “Tráiganme a ese tal Cuauhtémoc Blanco”, y semanas después el muchacho firmó su primer contrato profesional para unirse al equipo de la tercera división.

Sin embargo, Blanco estuvo cerca de renunciar a su sueño debido a diferencias con Isaac Terrazas. “Se le dejó ir porque llegaba directo a esa división e Isaac había estado en América desde las infantiles y dejó de ir a los entrenamientos por una semana”.

“Cuando dejó de ir al América le hice saber que el futbol era su porvenir, le recordé cuando fui a ver su mamá por primera vez y le dije que con el futbol podía sacar a su mamá de la pobreza”, así que Blanco se reincorporó y permaneció un par de meses antes de dar el salto al primer equipo.

Aquel fue el primer incidente que tuvo a lo largo de su carrera, pero Ángel González, quien ha fungido como una especie de padre, lo corrigió en diversas ocasiones

“Lo regañé mucho, era muy indisciplinado, incluso una ocasión el técnico Manuel Lapuente me mandó a llamar para hablar con Cuauhtémoc porque consideraba que estaba fuera de onda, también me habló Carlos De los Cobos y lo metía en cintura y sólo así se lograron tantas cosas con este cabrón”.

Después de 13 años como futbolista profesional, Cuauhtémoc se retira y dejará un hueco difícil de llenar en el futbol mexicano como el máximo ídolo de la afición azteca.

“Superar a Hugo Sánchez es casi imposible, Rafa Márquez ganó todo con el Barcelona, pero Cuauhtémoc Blanco es el máximo ídolo. A él nadie le enseño a jugar, simplemente nació con ese talento”, declaró su padre futbolístico.

 


fitnesstime