Visual Sports

“Para mí, ganar no es una obligación, es una motivación”: Longoria

CONADE

El pasado 10 de julio Paola Longoria caminaba orgullosa por el estadio Rogers Centre con la bandera mexicana a su cargo. Era la segunda ocasión en menos de un año en la que la potosina era designada abanderada de la delegación mexicana. La primera de ella fue para los Juegos Centroamericanos de Veracruz y la segunda en los Panamericanos.

La máxima exponente del raquetbol femenil a nivel mundial inicia su participación y lo hace con la etiqueta de la número uno por sexto año consecutivo, algo que ella disfruta y comparte con Visual Sports.

“Siempre soñé con ser la mejor de mi deporte, es una motivación llegar a los torneos como la favorita y la jugadora a vencer, pero eso también representa un compromiso de hacer las cosas bien, soy una jugadora que nunca se confía de nada, soy súper disciplinada, apasionada con todo lo que hago y eso sin duda ha sido parte fundamental de mi éxito. Atrás tengo a una familia que me apoya al cien por ciento y eso de alguna manera hace más fácil para dar en los entrenamientos lo mejor de mí”.


Has cambiado el avatar en tu cuenta de Twitter por una imagen con la bandera mexicana, un signo del orgullo que tienes por ser de nueva cuenta la abanderada…

Es un orgullo y privilegio recibir por segunda ocasión la bandera nacional, tuve la fortuna de hacerlo en los Juegos Centroamericanos el año pasado. Siempre tuve el sueño de ser abanderada y estar al frente de la delegación mexicana y el hecho de que me vuelvan a designar casi en el mismo año es para mí una sorpresa y una satisfacción. También es un compromiso para hacer un buen papel. Estoy súper emocionada y feliz.
¿Cómo llegas a esta justa en lo anímico y en lo deportivo?

Anímicamente muy bien, hace cuatro años fue mi debut en unos Juegos Panamericanos. En cuatro años he madurado, he mejorado mi estilo de juego, los nervios están ahí, pero he trabajado con una psicóloga deportiva. En lo deportivo llego con un mes muy ajetreado por diferentes torneos, terminé mi sexta temporada como número uno.

Tienes tres medallas de oro que defender en Toronto y no te notas presionada…

No trato de verlo como presión, sí está ahí ese aspecto, pero trato de cambiar el chip y tomarlo como motivación. Para mí, ganar no es una obligación, es una motivación, es algo por lo que entreno y lo que estoy buscando día con día, creo que las medallas se primero se entrenan y después se ganan.

Para llegar a este punto tuviste que pasar por un momento complicado en Estados Unidos ¿Cierto?

Fue justo a los 18 años, en mi primer torneo internacional que fue el US Open, ahí se me abrió el panorama de que podía ser la número uno. Te soy honesta: fue un año de fracasos, nunca gané, pero de las derrotas se aprende y hay que levantarse con más fuerza.

¿Fue complicado en lo anímico?

Sí, fue uno de los años más difíciles de mi vida porque venía de ganar un torneo muy importante de la gira y después vino esta racha negativa, me sobreentrené y en lo personal estaba con la ilusión sumar en el ranking, pero yo no ganaba y me entraba por la mente el pensamiento de que tal vez no era la mejor en este deporte y quizá era mejor dedicarme a la escuela. Pero son momentos para pensar hasta dónde quieres llegar como deportista y sabía que el camino para ser la número uno no iba a ser nada fácil.

¿En algún momento pensaste o quisiste regresar a México?
Claro, siempre he dicho que es un orgullo mi país, estaba lejos de mi familia, de mi cultura y mis tradiciones, pero como todos los mexicanos que luchan en Estados Unidos por oportunidades para salir adelante, luché por lo que quería. Estando en Estados Unidos extrañas más tu país, valoras realmente lo que tienes, lo único que pensaba era regresar a México con mi familia, pero aprendía trabajar fuerte para salir adelante. Hubo momento en los que decía ‘ya, me regreso y busco el camino fácil’, pero me aferré a mi sueño y no me arrepiento.

Regresando al tema de Panamericanos ¿Qué tan complicada esperas la competencia?
El nivel ha crecido, la jugadoras nos conocemos casi al 100 por ciento porque nos toca enfrentarnos en la gira profesional, pero quiero refrendar lo que hice en Guadalajara, llego en las mejores condiciones, hice una concentración con todo mi equipo en Seattle para afinar algunos detallitos, estoy emocionada ¡Ya quiero que comiencen estos Juegos Panamericanos!

¿Te ves festejando tu cumpleaños con nuevos títulos?

¡Ay, Claro! Me encantaría, empiezo a competir un día antes de mi cumpleaños (20 de julio) y el mejor regalo serían esas tres medallas de oro.

Me llama mucho la atención un aspecto deportivo-social, tu intención de abrir espacios públicos para practica el raquetbol ¿Cómo surge la idea y cómo va este proceso?

Empezó porque traje varios torneos del tour profesional a México, antes ni soñábamos con eso, en ese aspecto me considero una gran embajadora de mi deporte y trato que la gente conozca más del raquetbol, que niños y jóvenes se interesen por practicarlo, pero las instalaciones se encuentran únicamente en clubes privados, entonces surge esta idea de abrir nuevos espacios y el día que yo decida retirarme, México tenga más campeones.


fitnesstime