Visual Sports

Osuna, del trago amargo del descenso a la gloria del Tri

Entrevista de Cristian Ramírez

Los esfuerzos han valido la pena. Cada gota de sudor de Mario Humberto Osuna ha alcanzado la recompensa, un sueño. Por la tarde del miércoles recibió la mejor de las noticias: su entusiasmo y calidad en la cancha habían sido observadas por Miguel Herrera y éste lo incluyó en la lista de 19 jugadores para el amistoso del 15 de abril contra Estados Unidos.

El nuevo jugador del Tri repasó con Visual Sports cada uno de los momentos que vivió para llegar a este momento, desde perder una final en la Liga de Ascenso o el trago amargo de llegar a primera división y descender. Osuna es un guerrero que ha sabido librar cada una de sus batallas y ahora apunta hacia lo ás alto.

El momento esperado ha llegado ¿Mario Cuál fue tu sentir al ser llamado a la selección mexicana?

Contentísimo, el miércoles que me dijo el presidente del club (Arturo Villanueva) no lo podía creer, muy contento y muy feliz.

¿A qué entrenador le darías mérito por el hecho de que formes parte del Tri?

A todos los entrenadores que he tenido, sus enseñanzas me han servido bastante, me han ayudado en los que han podido y yo creo que a todos les debo algo.

¿Quiénes han sido estos entrenadores?

Fíjate que desde que estuve en tercera división a la mayoría les aprendes algo, cosas muy buenas. En mi caso el que más me ha marcado es Paco Ramírez, se acercaba mucho a mí y me enseñó muchísimas cosas. Ricardo Rayas también, aunque era muy estricto conmigo, pero cada uno te enseña cosas diferentes, de cada uno trato de aprenderle lo mejor.

 

Queremos saber quién es Mario Osuna. Platícanos de tu infancia ¿Cómo fue? ¿Por qué tu inclinación a ser futbolista si en Sinaloa predomina el beisbol?


Estoy muy agradecido con mis papas, tuve una infancia muy bonita y recuerdos muy gratos. En Sinaloa la gente se inclina más por el beisbol, pero ahora gracias al club Dorados de Sinaloa se equilibró un poco la cosa. Mi papá, mis tíos y mi abuelo siempre jugaron futbol, yo creo que por ahí nació el gusto.

¿Por qué el apodo del Mono?

Desde pequeño, más o menos como a los 11 años, un compañero del equipo amateur era de esos que estaba en la computadora y había una página de internet que se llamaba monomario.com y como yo me llamo Mario me decia Monomario y me empezaron a decir después Mono.

Tu inicio en Dorados ¿Cómo fue, cómo llegaste al club?


Llegué a los 16 años más o menos, me invitaron a formar parte de la tercera división y de ahí fui escalando posiciones y subiendo categorías hasta llegar al equipo que estaba en el ascenso, que en ese entonces era el primer equipo.

Ricardo Rayas fue el técnico que te debutó en el primer equipo ¿Cómo te avisaron que eras parte de la plantilla?


Nos subieron a mí y a otros cinco jugadores y nos dijeron que íbamos a estar a prueba, precisamente Ricardo Rayas. Creo que estuvimos como 15 días, fue cuando nos dijeron que ya nos íbamos a quedar y de los cinco nos quedamos sólo tres y a raíz de eso empecé a jugar como profesional.

¿Esos tres fueron Dionicio Escalante, Javier Güemez y tú?


No, Javier fue mucho más chavo, era Dionicio y era un portero, Jesús Miguel García.


Tu debut se dio contra Alacranes, entraste en el minuto 87 por Lorenzo Ramírez ¿Qué sentiste en ese momento?

¡Uy, ya ni me acuerdo! Fue hace mucho y jugué como tres o cuatro minutos, de hecho, tuve una oportunidad de gol y no la metí… me sentí muy contento, el hecho de debutar siempre te da una alegría inmensa, es para lo que trabajas día con día.

Tu primer gol fue contra Mérida ¿Cuál fue tu sensación?


en ese momento explote, fue mi primer gol en la liga de ascenso, aparte se le había ido al portero, había llovido mucho, pero muy contento de la anotación y de que fue mi primer gol.

Háblanos del Apertura 2012, fue un torneo bueno para Dorados, anotaste cinco goles, tu mejor racha en un torneo. Llegaste a una final de Copa MX, la ganaste, aunque te expulsaron, y quedaron subcampeones contra La Piedad…

En Dorados vivimos etapas muy buenas, otras no tanto. Como comentas tú, la etapa cuando quedamos campeones de Copa, precisamente cuando volvieron a meter el torneo de copa y justamente lo ganamos nosotros. Fue un equipo muy equilibrado, Paco Ramírez nos supo manejar muy bien, estaba con Cuauhtémoc Blanco, quien era el líder del equipo y te aportaba bastantes cosas, fue una gran campaña y estamos muy orgullosos de eso.

Terminó el partido de La Piedad contra Dorados y a los tres días te avisan que vienes a Querétaro ¿Qué sentiste al llegar a un equipo de primera división?

Por fin, gracias a esa llamada, culmina mi espera. Llegar a un club de primera división me hizo el más feliz. Contentísimo por tener esa oportunidad y ahora estoy aprovechándola al cien por ciento..

¿Recuerdas tu debut contra León?

Sí, fue muy curioso porque había estado en la división de ascenso mucho tiempo. Platicando con muchos de mis amigos les digo que sentí que era un partido más de la Liga de Ascenso y te digo contentísimo por haber debutado en primera división y hacerlo bien.

La de tu primer gol fue una noche agridulce, pues pierden en Morelia…

Fue mi primer gol en primera division, tenía sentimientos encontrados. Por una parte habíamos perdido, pero por otra había metido mi primer gol en mi carrera en primera división.

En Gallos has pasado varias etapas, vamos a platicar algunas de ellas. El descenso, ¿cómo lo vivieron?


Perder la categoría es una de las cosas que es lo que menos quiere uno como jugador. Gracias a Dios y Amado que compró la franquicia y nuevamente estamos en primera división y tenemos otra oportunidad, pero la verdad que sí es uno de los tragos más amargos que se viven en el futbol.

Hablaste de Amado Yañes, ¿Cómo se vivió la etapa por el caso Oceanografía cuando la PGR interviene al club y dejan de pagarles su sueldo?


Nosotros nos mantuvimos siempre al margen de su situación, nosotros nos dedicamos a jugar porque ese fue el torneo donde se calificó, si mal no recuerdo. Estaba triste por una parte por él, pero nosotros teníamos que ser profesionales en su momento y cumplir con nuestro trabajo.

Otra etapa difícil para ti en Gallos fue la separación del primer equipo por algún malentendido que tuviste con Ambriz.


Simplemente tenía que estar bien mentalmente, tuve un pequeño roce con Nacho Ambriz, pero después las cosas se aclararon y pudimos arreglar el problema. El malentendido duró de dos a tres semanas, me reincorporo al equipo y también le agradezco que me haya dado una segunda oportunidad.

¿Después del futbol cómo te ves?

Estoy disfrutando al máximo, ojaló sean 10 o 15 años que me queden de Carrera, de ahí en adelante me veo metido en el futbol, pero no sé en qué ámbito.

Muchas gracias Mario, te deseamos mucha suerte y éxito.

Gracias a ustedes y saludos a los lectores de VisualSports.


fitnesstime