Visual Sports

Iván Bautista quiere el oro en Rio de Janeiro

Por más de dos décadas Iván Bautista se ha mantenido como el mejor entrenador de México. Bajo sus métodos nuestro país ha generado a la mejor generación de clavadistas y su trabajo se ha reflejado, entre otros galardones, con un par de medallas de plata en los pasados Olímpicos de Londres, tras las actuaciones en sincronizados de Iván García y Germán Sánchez, así como Alejandra Orozco, quien hizo mancuerna en aquella justa con Paola Espinosa.

Iván contestó el teléfono en Guadalajara, Jalisco, donde pule a todos sus talentos y confiesa a Visual Sports dos aspectos que han llamado la atención en todo el mundo: no fue clavadista y además le teme a las alturas.

Sin embargo, Ivan Bautista estaba destinado a esta disciplina y lo supo en cuanto observó una práctica profesional en vivo y desde hace varios años es reconocido como uno de los mejores entrenadores del mundo.

“Soy licenciado en Educación Física, efectivamente me gusta el deporte, pero no practiqué los clavados, el mundo lo sabe. Mi clave es el carácter, la filosofía, la educación que me dieron mis padres.

“Mi padre es profesor y me inculcó el objetivo de lograr algo como el mejor del mundo y esta filosofía de trascender creo que fue el punto clave. Cuando estaba apunto de terminar mi carrera hice mi servicio social y ahí fue cuando me encontré con los clavados con Jesús Mena y Fernando Platas. Para ese entonces yo veía los Juegos Olímpicos en la televisión, pero no tenía el gusto de presenciar esta disciplina en vivo y me gustó muchísimo. Me adentré preguntando, adquirí conocimientos y me dieron un grupo en el que estaban Julián Sánchez, Arantxa Chávez, Jair Ocampo, entre otros, con ellos hice mis primeros pininos como entrenador en la clínica 23 del Seguro Social. El profesor Jorge Rueda fue el que más me ayudó a adquirir conocimientos.

¿Es cierto que le tienes miedo a las alturas?
Hasta la fecha le tengo miedo a las alturas, pero cuando algo te gusta mucho, como en mi caso los clavados… en determinadas ocasiones me tengo que subir a la plataforma de cinco metros y la pasión es la única forma para vencer el miedo, pero de ahí en fuera no me subo, por ejemplo, a esos juegos de altura… no me gusta.

¿Cómo entrenador de qué forma vives los triunfos de tus pupilos?
Siempre somos los que estamos detrás de ellos, las figuras son los clavadistas, a ellos les ponen las medallas, pero a nosotros nos corresponde guiarlos en su vida deportiva y profesional, hay que hacer que estudien y se disfrutan con ellos todos los triunfos y estamos con ellos cuando vienen derrotas. Se ve muy poco del entrenador, pero como es un deporte que se hace desde temprana edad sí tiene mucho mérito.

¿Cuántos clavadistas trabajan bajo tus órdenes?
Tengo entre 150 y 180 clavadistas y directamente trabajo a los olímpicos Iván García, Germán Sánchez, Rodrigo Diego, Adán Zúñiga, así como a niños pequeños, llevo los planes de siete de los entrenadores que me ayudan en el CODE Jalisco bajo un mismo sistema. Todos trabajan con el objetivo de la olimpiada nacional y se producen clavadistas de nivel olímpico. A los 15 años ya están compitiendo internacionalmente como Alejandra Orozco y Germán Sánchez, que a esa edad ya estaban en unos olímpicos o Iván García, todos ellos han dado resultados en Juegos Olímpicos.

¿Cómo es un día en la vida cotidiana de Iván Bautista?
Vivo en Guadalajara, muy cerca del CODE Jalisco para entrenar. Iniciamos a las siete de la mañana y cuando hay un periodo competitivo a las ocho. Ahí me quedo hasta las once para la segunda sesión, mando a la escuela a quienes deben ir, los atletas infantiles salen más temprano, a las 10. A las tres de la tarde recibió a algunos de los atletas de primera fuerza y a las cuatro recibo a algunos juveniles y termino entre siete y 7:30 de la noche. Los sábados termino a la una de la tarde y el domingo rompo la rutina porque se lo dedico a la familia.

 ¿Cómo detectas el talento?
Se trata de un talento que debes tener como entrenador y primeramente debes tener a un atleta delgado, con músculos flexibles y explosivos. La característica más importantes es que sean valientes, muy atrevidos, con gusto por las actividades extremas como Iván, Germán y Alejandra. En este deporte es un requisito ser valiente porque a los 13 o 14 años ya tienen que hacer clavados difíciles. También me fijo en cómo son los padres, si son delgados y qué altura tienen. No deben ser muy altos, pero el trampolín acepta atletas de 1.90. En la plataforma (de 10 metros) lo ideal es 1.65 o 1.70 máximo, eso es lo que checamos para aceptar a los atletas, a quienes se les hace una evaluación. Cuando los niños son hiperactivos crean una buena relación con este deporte porque tienen músculos explosivos y tienen mucha valentía.

¿Cuál es la edad ideal para iniciar en los clavados?
Yo los acepto desde los cinco años con una relación con el deporte mediante el juego, a los ocho años se les hacen pruebas para que formen parte de las categorías que compiten en la olimpiada nacional, así que lo ideal es iniciar entre los cinco y seis años.

¿Qué haces para que los talentos no se vayan a otros países?
Buscamos un sistema de entrenamiento propio para vincularlos con las universidades para que no se vayan a otros países. Incluso han venido atletas extranjeros aquí, tuvimos a un italiano, actualmente tenemos a uno de Georgia y se está preparando para Juegos Olímpicos, además de un canadiense.

¿Qué tan lejos estamos de arrebatarle la cima mundial a China?
Es un poquito complicado. China es un país que tiene un sistema muy poderoso, pero creo que estamos cerca en clavados sincronizados, tenemos una gran oportunidad con Iván y Germán, que tienen más grado de dificultad que los chinos, con ellos podemos arrebatarles el oro. La diferencia está en los sistemas de entrenamiento, pero sí es posible.

¿Cómo y por qué surge la idea del clavado de cuatro vueltas invertidas y media del que tanto se habló en Londres?
Iván y Germán son los únicos clavadistas que lo hacen en el mundo y se nos ocurrió presentar ese clavado porque ambos tenían explosión, tienen una gran calidad, eran quienes podían ganar, en ese entonces eran atletas novatos y buscamos algo con qué ganarle a los chinos, y fue con ese alto grado de dificultad. Consideramos sus cuerpos delgados, se compactan con facilidad y tienen posibilidad de rotarlo más, por eso se optó por meter ese grado de dificultad.

Me imagino que has respondido muchas veces esa pregunta…
Me lo han preguntado muchísimo. Sorprende al mundo por el grado de dificultad técnica. Incluso he dado cursos a nivel internacional, me ha invitado la Federación Internacional de Natación para exponer sobre estos clavados de alto grado de dificultad.

¿Lo volverían a hacer en Rio de Janeiro?
Sí, buscamos que ese clavado esté lo mejor posible para Rio de Janeiro, la verdad es que es un reto, lo vamos a prepararlo bien porque afortunadamente gracias a ese clavado tenemos la medalla olímpica y en Rio pretendemos hacer lo mismo.

¿Te visualizas ganando uno o más oros en los Olímpicos del 2016?
Sí, es el objetivo de mis atletas y entrenadores, tenemos la filosofía de querer lograrlo, es nuestra visión y nuestra mentalidad.

¿Cuál es el presupuesto que haces en Panamericanos en cuanto a medallas?
Pensamos estar en Panamericanos, pero lo que más queremos es lograr la plaza olímpica en clavados sincronizados que esperamos lograr en el Mundial de Natación que se realizará en julio, tenemos que lograr medalla para que se abra esa plaza para Iván y Germán.

 

Ivan Bautista en corto
Música: Pop
Comida: Chilaquiles y mariscos
Ídolo: Benito Juárez y Dios
Libro: El Secreto (Rhonda Byrne)
País para visitar: República Dominicana


fitnesstime